Frente a la concentración, más democracia

(Nota de prensa de Cooperar)

Nov 18, 2016
La declaración final de la IV Cumbre Cooperativa de las Américas puso el eje en la creciente desigualdad que genera el capitalismo financiero global y en el protagonismo que deben asumir las empresas asociativas para transformar ese escenario hacia un desarrollo realmente sostenible.

Transformar el rumbo de la sociedad a partir del asociativismo fue la consigna que proclamaron hoy, al cierre de esta IV cumbre, las Cooperativas de las Américas, que reunieron durante cinco días en la capital de Uruguay a 1250 directivos de todo el continente para discutir y asumir estrategias de desarrollo que profundicen la democracia tanto a escala territorial como en los ámbitos internacionales.

En el diagnóstico, observaron que varios países del continente padecen el “retorno de expresiones neoliberales” lo cual, junto con el “enlentecimiento económico global”, complica a la región luego de poco más de una década de “avances significativos en términos de conquista de derechos, reducción de la pobreza y redistribución de la riqueza”. Mientras tanto, a nivel global, “aquellos que impulsaron la globalización hoy están hablando de proteccionismo”.
El preocupante proceso de concentración económica, manifestado en que el 1 por ciento concentra mayor riqueza que el restante 99 por ciento de la población mundial, fue atribuido a “enormes desequilibrios de poder a escala planetaria”, los cuales “superaron largamente” el rol de los estados  nacionales y de ámbitos inter-gubernamentales.
“Disputar estos procesos de concentración y alcanzar sociedades más cercanas a las aspiraciones del movimiento cooperativo internacional, en términos de bienestar para todos los habitantes del mundo, implica la disputa por las parcelas de poder que hoy concentran los grupos de capital transnacional”, se leyó en la declaración.
Para eso, advirtieron que las cooperativas no deben dejarse llevar por la presión competitiva de los mercados, que las conduce en muchos casos a procesos de des-mutualización, sino luchar por marcos jurídicos y políticas públicas “coherentes con la profundización de la democracia y contrarias a la hegemonía del capital”.
“No hay desarrollo que sea efectivamente sostenible si no es también profundamente democrático, si es liderado por el capital financiero concentrador o si el motor de la economía es el afán desmedido por la ganancia de los grupos económicos más poderosos.”
Las cooperativas, según el documento aprobado el jueves por la Asamblea Regional y leído este viernes al cierre de la Cumbre, son parte del desarrollo local, nacional, regional y global al proporcionar alimentación, viviendas, servicios, empleo decente, en constante innovación y adaptación y con fuerte arraigo comunitario, por lo cual son “un modelo de vida que permite el desarrollo económico, social y ambiental de manera sostenible”.
De todos modos, reconocieron que no deben hacerlo de manera autónoma, sino que es necesario tejer alianzas con otros actores de la sociedad civil organizada, con otros movimientos sociales, con las universidades y con los Estados.
Finalmente, la declaración de Cooperativas de las Américas subrayó que “la economía social y solidaria debe ser un proyecto de transformación no solamente de los sectores más vulnerables”, y llamó a “profundizar el rol protagónico de las cooperativas” en ese proyecto.
Durante las cinco jornadas participaron más de cien dirigentes del cooperativismo argentino, quienes llevaron a los distintos espacios de debate las posiciones de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y otras entidades nacionales socias de la Alianza Cooperativa Internacional.
El presidente de Cooperar y vicepresidente segundo de Cooperativas de las Américas, Ariel Guarco, moderó una conferencia magistral acerca de los objetivos de desarrollo sostenible planteados por Naciones Unidas y señaló que las cooperativas deben enfocarse en la inter-cooperación y en la integración territorial para conseguir resultados que las beneficien como expresión de sus comunidades.
Antes de la ceremonia de clausura, se hizo presente el ex presidente uruguayo José Pepe Mujica, quien expresó que “el mundo está enfermo no solamente de pobreza sino de crónica desigualdad” y apuntó a fortalecer la economía solidaria para revertir ese escenario. “Mientras otros globalizan el interés, nosotros tenemos que globalizar la solidaridad”, afirmó.
Fuente: Cooperar
Ir a la barra de herramientas