Asociativismo empresario. El método para enfrentar con éxito la globalización

Asociativismo empresario. El método para enfrentar con éxito la globalización

Autor: Lic. Felipe Rodolfo Arella

142 páginas

ISBN Nº 987-96776-0-9

Prólogo de Eduardo Fontenla

Con el violento proceso de globalización, el accionar de las empresas de la economía social se vio seriamente amenazado. Muchas personas, con intereses económicos concretos y haciendo un uso ideológico del argumento, presentan a las formas asociativas, cooperativas y mutuales como métodos de gestión del pasado y no viables en una economía capitalista.

La presente publicación, en su primer parte, trata de explicar el impacto de la invasión economicista y propone “La asociación como medio para el desarrollo económico”. Señala que la orientación valorativa y el esquema organizacional están centrados en el hombre y privilegia la democracia y la distribución equitativa de la riqueza.

El autor no presenta al asociativismo como algo mágico. Por el contrario: lo plantea como una construcción conjunta, que debe abordarse con racionalidad empresaria, reconociendo sus ventajas e inconvenientes.

Sin lugar a dudas, los aspectos que se analizan deben ser tenidos en cuenta por todo grupo que piense realizar una asociación para satisfacer aspiraciones y necesidades concretas de sus miembros.

En los capítulos segundo y tercero encontramos aspectos claves para el éxito de toda organización. Ellos son el rol de la dirigencia y los modelos de administración y gerenciamiento, conceptos que aportan luz para el mejoramiento continuo a que deberían orientarse las organizaciones, especialmente, aquellas con preocupación solidaria. Reconociendo la especificidad y características diferenciadas de estas empresas, es valiosa la adaptación que formula Arella.

Debemos señalar que estos temas fueron subvaluados en muchas empresas cooperativas y rnutuales, tal vez porque en economías inflacionarias es difícil asignarle la importancia clave que los mismos requieren.

Así también, debemos reconocer que muchas crisis fueron productos de malas conducciones y administraciones poco profesionales que, obviamente, no se preocuparon por analizar los contenidos que nos ofrece ésta, ya sea por comodidad o porque gozaban de ciertos privilegios que en una sana conducción y administración debería estar sumamente controlada.

Compartimos con Arella la necesidad de buscar una mayor adopción de tecnologías de gestión e implementar una auditoría social, que a la par de la evaluación económico-financiera permita medir y controlar íntegralmente las empresas de la economía social.

Para ello la educación y la capacitación deben ser una herramienta del proceso de gestión evitando las acciones aisladas y sin planificación.

En esa idea se ubican los capítulos cuarto y quinto, dedicados a presentar elementales conceptos de economía, de costos y precios respectivamente. Serán estos temas de gran interés para los pequeños empresarios que afronten el desafío de asociarse económicamente entre sí.

Es grato expresar, también, que la propuesta desarrollada en el libro ratifica y enriquece la línea de trabajo que viene cumpliendo el Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo de la República Argentina.

Creemos que es importante difundir seriamente, como lo realiza el autor, que las formas asociativas son una estrategia para crecer. Para lo cual deberán mantener y profundizar su identidad y ser altamente competitivas en una economía de mercado.

Aquí es necesario insistir en el rol del Estado, que debe entender su real significado y no olvidar, en el diseño de las políticas de gobierno, el compromiso con el bien común que las cooperativas y mutuales tienen y realizan.

Las formas asociativas, cooperativas y mutuales han dado respuestas satisfactorias a sus asociados y a la comunidad en situaciones de necesidades extremas, por lo cual el Estado las debe tener en cuenta y promover cuando los recursos de aquellos son escasos o cuando a ninguna otra empresa le interesa el emprendimiento por la baja rentabilidad del proyecto o su localización geográfica.

Resulta alentador que en un momento de acelerados cambios y búsquedas de nuevas alternativas productivas para pequeños y medianos empresarios y trabajadores aparezcan libros como Asociativismo Empresario, ya que es una guía práctica para informar acerca de los- distintos pasos que se deben contemplar en la preparación, formulación y evaluación de proyectos.

Con su aplicación se logrará, por un lado, alcanzar la mayor eficacia y eficiencia posible de los proyectos, y por el otro, una reorientación o cambio cuando las variables técnicas indican poca viabilidad. Es lamentable que no sean pocos los casos en que se gastan mal los escasos recursos disponibles, porque no se supo diseñar el proyecto antes de su ejecución.

También Arella conecta los caminos para futuros proyectos con la realidad, al describir, en el capítulo sexto, varios casos sobre emprendimientos asociativos realizados en distintos lugares de la Argentina y del exterior.

Finalmente el agradecimiento a Felipe Rodolfo Arella por solicitarme prologar su libro, que sin ninguna duda será un valioso instrumento para afrontar los desafíos de las empresas de la economía solidaria en el siglo XXI y un punto de apoyo para la construcción de una sociedad humanista y sin exclusiones económicas.

Ir a la barra de herramientas